viernes, 3 de febrero de 2023

IZAGAONDOA - EL PLACER DE VOLAR

 

IZAGAONDOA - EL PLACER DE VOLAR

 Por Simeón Hidalgo Valencia (03 de febrero de 2023) 

 

Con el día tan soleado y despejado que hizo ayer, 2 de febrero, me acerqué hasta Reta, en Izagaondoa, después de unas semanas de intenso frío, pues añoraba pasear por sus tranquilos, silenciosos y relajantes caminos.

Cuando me acercaba observé que a la altura de la Peña Izaga un par de parapentes emulaban el vuelo ascendente de los buitres y aprovechaban las corrientes del aire para volar. ¡Un sueño que todos llevamos en nuestro interior! ¡Poder volar! ¡Sentir el placer de surcar el espacio nadando por el aire, vencer a la gravedad que nos ata al suelo y poder contemplar el mundo a vista de pájaro sería una experiencia única! 

Después de saludar a mis familiares salí acompañado de Txari y de Apur, mis amigos perrunos, para dar un paseo camino del monte y observar el vuelo de estos pájaros modernos y como en otras ocasiones me puse a dar vueltas en mi cabeza sobre las muchas posibilidades que tiene esta zona de Navarra para practicar el deporte en contacto con la Naturaleza. 

Recuerdo cuando, camino de Mendinueta, me topé una tarde con una carrera “Mushing” con meta en Ardanaz o los años en que se realizó la “Izaga Trail”[1] y cuando desde la asociación Grupo Valle de Izagaondoa realizamos el día de la bicicleta para recorrer el valle desde Idoate hasta Guerguitiáin, sin olvidarme del polo de atracción que es la Peña Izaga para las muchas personas montañeras que acuden hasta su cima.

Quizás haya que pensar en darle más vida deportiva a esta Comarca de Izaga aprovechando su belleza natural con el polo de atracción de Izaga, poniendo todos los medios para mantenerla y no estropearla. Abrir Izagaondoa al deporte de Naturaleza y volar, volar alto abriendo los pueblos al conocimiento de las gentes, dando a conocer los muchos y buenos recursos que esta comarca posee, sea en patrimonio cultural, sea en patrimonio natural. 

Para ello hace falta sensibilización y unión, me digo a mí mismo. Unión y sensibilización entre los distintos equipos municipales, quienes deberían ser los primeros interesados y animadores vecinales para que estos recursos se convirtieran en uno de los motores del propio desarrollo, pero, pienso que a lo mejor quiero alcanzar la luna… ¡pero no me da miedo soñar ni volar, así que puede ser que algún día…! 

…Mientras me hacía estas reflexiones se fue poniendo el sol y los hombres voladores aterrizaron en el campo. También yo y mis amigos perrunos dimos media vuelta para saludarles y terciar unas palabras con ellos mientras recogían su material. 

Así conocí a Patxi, el instructor de la escuela de vuelo de Monreal que me habló con ilusión de los años que lleva surcando los cielos, desde sus inicios y que me mete el gusanillo de volar.

- ¿Te gustaría volar?

-Claro que me gustaría, pero no sé si para mí es recomendable. Por el corazón y tal. Pero tendría que hacer mejor tiempo pues por ahí arriba tiene que hacer un frío…

Le pregunto que desde dónde despegan y me dice que hoy lo han hecho desde un pequeño desnivel donde se forman corrientes ascendentes y han hecho como los buitres, aprovecharlas.

-Pensaba que subíais hasta la peña y desde arriba os lanzabais.

-Otras veces sí, pero desde que pusieron la cadena y las puertas en el camino de subida está más difícil. Yo quiero hacer las cosas legales, pero a pesar de las varias instancias que he echado en el ayuntamiento todavía no me han contestado a ninguna.

¡Qué manía de poner puertas al campo!, digo. Así no avanzamos. ¡Qué menos que te contesten! 

El sol se pone y nos despedimos. Mientras bajo a Reta pienso que sería fabuloso poder tener esta experiencia. ¡Quizás algún día será!

miércoles, 18 de enero de 2023

DE MARCA DE CANTERO A LOGOTIPO COMERCIAL – II

 

DE MARCA DE CANTERO A LOGOTIPO COMERCIAL – II

 

Por Simeón Hidalgo Valencia (18 de enero de 2023)

 

Escribí un artículo en este blog con el mismo título allá por el 10 de octubre de 2021. En él comprobaba cómo, después de más de 900 años, la misma marca de cantería que recogí en su día en el monasterio de Fitero se repetía en el logotipo pintado en una furgoneta de una empresa de pintura. [1]

Pues bien, casualidades de la vida, ayer, 17 de enero de 2023, volví a encontrarme con otro caso similar. Una furgoneta lucía en su logotipo comercial el grafismo de una de las marcas de cantero que se repite con frecuencia en las construcciones medievales y que a su vez es uno de los signos del alfabeto rúnico. En concreto se trata de la runa ING.



La primera vez que la recogí en mi investigación sobre las marcas de cantería fue en la iglesia de Santa María Jus del Castillo, en Estella, tanto por el interior como por el exterior del edificio. Recuerdo que cuando entré por primera vez en esta iglesia se realizaban estudios arqueológicos. La planta se había levantado y los enterramientos se encontraban a la vista. La marca en cuestión estaba situada en el lado noroccidental por debajo de la cota cero del suelo.

Después se me fue haciendo familiar pues aparecía también por más lugares a medida que ampliaba el campo de estudio. Así, por citar algunos, la tengo catalogada en Estella en la iglesia de San Pedro de la Rúa, en el claustro de la Colegiata de Roncesvalles, en el monasterio de La Oliva, en la iglesia de Santa María la Real de Olite, así como en el Palacio Real de la misma ciudad, al igual que en el castillo de Tiebas.




Y como hice entonces, también ahora doy un salto en el tiempo y desde la época medieval me presento en el siglo XXI y veo que estos signos antiguos siguen presentes y forman parte de los modernos logotipos empresariales. En este caso de la empresa de interiorismo “Cosas de Casa” a la que también aprovecho y le hago un poco de publicidad.