sábado, 1 de mayo de 2021

CARPE DIEM, SIMEONVS.

 

CARPE DIEM, SIMEONVS.

 

Por Simeón Hidalgo Valencia (01 de mayo de 2021)

 


En los tiempos que corren hacer planes resulta un poco arriesgado, pero siempre hay esperanza en el mañana.

Si no la hubiera seríamos unos fracasados, por lo que a pesar de todo mejor es hacerlos y prever los pasos que vamos a dar en la vida. No hay mal que cien años dure.

Además, el ser humano, a pesar de sus muchas miserias, tiene algunas grandezas y entre ellas su capacidad para gestionar los momentos adversos para salir a flote por la propia fuerza de su voluntad.

Si, junto a ella pone en marcha la solidaridad y da y acepta la ayuda de sus semejantes, el poder de la humanidad sería imparable en su propia construcción.

Otro mes más ha pasado. Abril ya queda atrás y agarrarnos a él no tiene sentido más que para solucionar los propios errores que se hayan cometido y no tropezar dos veces en la misma piedra. Piedra que estará permanentemente en el camino, pues no hay camino de rosas y si lo hubiese hay que recordar que las rosas también tienen espinas.

Por eso, en esos instantes permanentes de continuos presentes habrá que mantener la esperanza y seguir nadando, aunque sea contracorriente.

Carpe diem, Simeonvs, me dice el poeta Horacio. Carpe diem, vive el momento. Aprovecha la vida mientras se escurre entre tus manos, pues, aunque hagas planes que ojalá -Dios lo quiera. Alá lo quiera- los llegues a disfrutar, no olvides que cada momento de tu existencia es un paso que das hacia tu fin.

Carpe diem, Simeonvs. Que cuando ese momento llegue, que llegará, los que supieron de ti puedan decir que supiste disfrutar de tu vida, que tuviste esperanza en un Mundo y una Humanidad mejor, que trabajaste en cada uno de tus presentes siendo solidario y dando lo mejor de ti, de acuerdo con tus posibilidades y que no enterraste bajo tierra tus talentos, sino que los hiciste florecer y dieron fruto abundante.

En estos tiempos que corren, aunque sea arriesgado hacer planes, hay que hacerlos y pensar que el nuevo mes de mayo superará con creces al de abril porque los humanos nos lo proponemos y trabajamos por ello.

Es la esperanza que tenemos.